Concierto Español

concierto-español-hermanos-cuenca

spotify-connect

app_store

SALVADOR BACARISSE
Concertino en La Mayor (Versión Piano:Luis Bedmar)
1.- Allegro
2.- Romanza
3.- Scherzo
4.- Rondó
JOAQUÍN RODRIGO
Fantasía para un Gentilhombre
5.- Villano y Ricercar
6.- Españoleta y Fanfaré de la Caballería de Nápoles
7.- Danza de las Hachas
8.- Canario

LUIS BEDMAR
Sonata para Guitarra y Piano
9.- Andante
10.- Allegretto
11.- Andante
12.- Allegretto

Tweets

CONCIERTO ESPAÑOL

Salvador Bacarisse (1898 – 1963)

La importancia de Salvador Bacarisse, discípulo de Camada del Campo en Madrid, es, en buena medida, la importancia de la Generación de la República, colofón de un largo proceso de revitalización del arte sonoro hispano, iniciado ya en el último tercio del siglo XIX y que adquiriría caracteres sobresalientes con la fundación en 1915, por Adolfo Salazar, de la Sociedad Nacional de Música, para la difusión de los compositores patrios y de la nueva Música en general; y luego, con la génesis y desarrollo del grupo madrileño, de la referida generación poético-musical, en cuya plètora encontramos a Bacarisse, embarcado con otros músicos, políticos e intelectuales, simpatizantes todos de la efímera Segunda República, en un gran proyecto para la regeneración de la educación y la cultura musical españolas.

Precisamente, por motivo de tal vinculación ideológica a la República, Bacarisse habría de exiliarse en París tras la Guerra Civil. Para entonces, había ganado tres veces el Premio Nacional de Música (1923, 1931 Y 1934) Y escrito obras tan interesantes como la suite pianística Heraldos, la Sonata en trío o tres cuartetos y la ópera El tesoro de Boabdil, todas de impronta progresista. De su extensa producción, en la que destacan las canciones, una de las obras más interpretadas es, sin duda, el Concertino para guitarra y orquesta, partitura escrita en 1957 para Narciso Yepes, quien la difundió por todo el mundo y la consagró discográficamente.

 

Joaquín Rodrigo (1901 – 1999)

Está considerado como una de las principales figuras de la música española posterior a la Guerra Civil. y es que ausentes falla, Gerhard, los hermanos Haffter y tantos otros miembros de la Generación de la República, tras ver truncadas sus expectativas de regeneración de la música española al declararse la Guerra Civil y producirse el exilio de los principales músicos del momento, en la España musical de la posguerra, el valenciano se convierte en referencia fundamental de nuestra música. Pero, a diferencia de compositores como Mompou, Esplá o Montsalvatge, quienes a pesar de no constituir propiamente una escuela -ya que sus respectivos lenguajes les diferencian entre sí-, comparten una permanente inquietud estética renovadora, en la obra de Rodrigo se aprecia la que será tónica principal de la música española de los cuarenta: un cierto regreso a tendencias estéticas de corte regionalista y nacionalismo casticista con formas neoclásicas.

Discípulo de Paul Dukas en París, ciudad en la que vivió varios años y donde se relacionó con las principales figuras del momento -Ravel, falla, Poulenc, Honegger … -, en sus comienzos fue asimilado a la Generación de la República, más por su pertenencia generacional que por motivos puramente musicales o de escuela. Sea como fuere, lo cierto es que, desde sus años en Francia y Alemania -desde donde regresa tras la guerra-, el estilo de Rodrigo va delimitándose con precisión. El compositor Tomás Marco lo resume así: “Nacionalismo, formas neoclásicas, sencillez armónica y orquestal que se reducirá aún más en los años siguientes, y una sonoridad superficial pero atractiva”.

Aunque no tan universal como el Concierto de Aranjuez, la Fantasía para un gentilhombre es una de las obras fundamentales del repertorio guitarrístico, al tiempo que referente significativo de la música española de este siglo, ocupando un lugar de honor en el repertorio de todos los guitarristas del mundo. Data de 1954 y está basada en la música de Gaspar Sanz.

 

Luis Bedmar Encinas (1931)

Aunque granadino de CúlIar-Baza, se siente igualmente cordobés, amante de esta Córdoba por la que tanto ha trabajado y en la que ha desarrollado la mayor parte de su quehacer profesional, siendo un personaje fundamental en el devenir de la música cordobesa de esta segunda mitad del siglo. De su larga trayectoria como director, profesor, musicólogo y compositor, destaca su actividad creadora. Así, en su amplísimo catálogo de obras nos encontramos con abundante música sinfónica y sinfónico-coral, música de cámara, obras para banda, música religiosa y centenares de canciones y obras corales, un ap3Jiado, éste, en el que su aportación no sólo ha sido notoria en cuanto a música original, sino también por el estudio y armonización que de la música popular ha realizado a lo lago de toda su vida. De entre sus composiciones, de las cuales más de medio centenar han sido estrenadas y grabadas en disco, destacan las cuatro cantatas, la suite Los Misterios, el Concierto para órgano o las piezas orquestales Obertura cordobesa y Atheneaul11. La Sonata para guitarra y piano data de 1995.

 

JUAN MIGUEL MORENO CALDERÓN